26 de julio de 2008



Antes uno hacia limpieza de cajones. En estos tiempos tan modernos uno se sienta un día a hacer limpieza de archivos informáticos y encuentra algo que ya no recordaba. Esta es una foto de la playa de Mónsul en una maravillosa mañana de otoño que hice mientras mi perro Bruno dejaba sus huellas sobre la arena de este mi paraíso en el que algún día, espero no lejano, volveré a evocar lo feliz que aquí fui. Cuánto lo echo de menos.

6 comentarios:

nOa dijo...

esa playa es preciosa, y la foto más!

por lo menos tener tanta "mierda" en tu ordenador te sirvió para recordar algún buen momento ...

mejor mirar las cosas por el lado bueno; yo no hago nunca limpieza del ordenador...quien sabe qué habrá por ahí...

María Soledad dijo...

Germán!
qué belleza de lugar!!!
Me creés si te digo que con 21 años NO CONOZCO EL MAR? Pensar en el mar me da una una cosquilla en la panza... como si tuviera mi primera cita. Increíble.
En mi ciudad tengo el río, y qué bien hace sentarse a volcar en el agua las palabras que nos sobran y los silencios que faltan...
Es mi terapia!
El río sabe más de mi... que mis amigos de toda la vida.

Siempre hace bien volver a lugares donde uno fue feliz (bueno, no a todos).

Salúd!

que tengas un buen fin de semana!

SOLI

Cambalache dijo...

Hola Solita. No creas, yo no lo conocí hasta los 16 años y me impresionó mucho. Bueno, todo llegará. Esta playa está en Almería. Ya la conocerás. Seguro. Un beso. Espero nuevos poemas. Tengo ya unos cuantos en papel. Son maravillosos

paredes dijo...

También soy de tierra adentro, y conocí el mar con más de 20.Después de conocerlo, todos los años lo he disfrutado alguna vez.Ahora vivo con el mar delante de mi casa, solo una pequeñita carretera y la arena nos separa.

Mi anterior vivienda está junto al río, la cosa es que no falte agua.

Margarida dijo...

Pues yo NO concibo la vida sin mar...aunque a veces de disgustos buenos. Ya no tuve la suerte de mi madre porque mis tiempos fueron otros, pero ella y sus hermanos y vecinos, se criaron literalmente en la playa ayudando a las madres a coger berberechos y almejas que se iban directamente del mar a la mesa...�quien pudiera volver a aquella vidi�a!

paredes dijo...

antes del Prestige, pero no hace muchos años, en la playa de Carnota, cogíamos los berberechos y almejas que iban directamente a la paellera con un poco de hierba buena y su jugo, aquello era un manjar.