16 de diciembre de 2007

¿UNA NAVIDAD SIN PELUCAS?

Me acabo de comprar una peluca fucsia. Dos millones de madrileños no pueden estar equivocados. Soy un demócrata convencido. No entiendo el porqué pero me considero responsable subsidiario de este ridículo colectivo. No descarto adquirir también unos cuernos de alce y unos matasuegras que emitan onomatopeyas clónicas a mis flatulencias. Estamos cerca de la Nochebuena amigos y yo no tengo la culpa. Como serán de entrañables estas fechas que hasta los Hare Krishna han vuelto a casa por Navidad a dar el coñazo debajo de El Almendro. Años ha hacía que no les veía por las calles con sus túnicas anarajandas, su joviales saltos, sus nítidas calvas ajenas a esta epidemia capilar de las putas pelucas, sus panderos golpeados con donosura y gracejo y, sobre todo, canturreando ese estribillo que, sin ánimo de ofender, de tan simple convierte en clásicos a los temas de Fran Perea. Ya saben. 'Hare Krishna, hare, hare...' y vuelta a empezar. No es que tenga yo nada en contra de ese torrente de espiritualidad pero, qué quieren que les diga, me quedo con las chirigotas de Cádiz. Igual no te ganas el cielo pero una terrenal jartá a reir sí que te llevas. Hare, hare; eso sí. De vuelta a las pelucas, asunto que me obsesiona sobremanera, lo que no acabo de entender muy bien es la falta de sintonía entre la supuesta alegría que desemboca en esa pérdida total del sentido del ridículo y algunos caretos de sus usuarios. Ayer sin ir más lejos (para qué con lo bien que se está en casa sobre todo en estos días cuando vives cerca de la Plaza Mayor) observé estupefacto como un grupo de seis mozos, tirando a estilo gañán, iban tocados cada uno con una de ellas de diferentes colores y lejos de celebrar ese atuendo tan pizpireto iba con la cabeza gacha como si les hubieran despedido del curro después de la cena de empresa. No saben qué impresión da. En fin ¿Quién se inventó aquello del vuelve a casa por Navidad? Hay que ser cabrón.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando uno es feliz comete esas y otras muchas tonterías (que me lo digan a mi) porque todo se ve de color de rosa. A no ser que te pille bien..., bien jodido quiero decir y entonces te das cuenta de que las tonterías que ahora dices que hacen otros, ya las hiciste tú antes y seguro que vuelves a repetirlas.
A ver si te sacas una foto con la peluca y así nos reíamos contigo, no de ti, eh? Que semos buena gente...

Cambalache dijo...

Ya me gustaría. En el fondo es que soy un resentido porque, debido a mi perímetro craneal, no encuentro peluca que se amolde. Saludos y Feliz Navidad (¿por qué no?)

paredes dijo...

Después de una sexuda reflexión digo : "Ni hablar del peluquín".

Alicia dijo...

Nunca entendí la relación de las pelucas con la navidad... ¡que alguien me explique!

Joer que putada German... seguro que con peluca fucsia lucias muchisimo!! Un beso!!