22 de octubre de 2007

EL PRIMO DE MARIANO

A ver si me entienden. Que no digo yo que Mariano sea un primo en el sentido figurado. Que dice Mariano que tiene un primo científico que le ha contado que ésto del cambio climático es una milonga. Vamos que, en síntesis, tan solo consiste en guardar el meyba en el armario cuando acaba el verano y sacar el gayumbo de felpa modelo pedo libre cuando llega el invierno. Lo de toda la puta vida. Que el resto son zarandajas para que te den el Nobel. Y que se lo han concedido al Al Gore pero que bien se lo podían haber dado a Al Carajo o Al Primo de Mariano. No crean que el primo de Mariano es cualquier primo. Es como el de Zumosol pero con estudios superiores. Mariano ha llegado a Sevilla y ha contado el chascarrillo que su primo le contó a él mientras veían una etapa pirenáica del Tour de la France. "Mira Mariano, yo junto a diez colegas en un simposium y no saben ni el tiempo que va a hacer mañana". Y don Mariano, con toda esa prolija documentación, ha colegido que si diez científicos se balanceaban sobre la tela de una araña y no tienen ni pajolera idea de si hay que sacar la pamela o el paraguas cómo cojones van a saber lo que va a pasar dentro de trescientos años. Por no decir que a él, particularmente, a esas edades es muy posible que se la sude. Es lo que tienen los estadistas. Cuando dicen verdades como puños no reparan en los perjuicios que causan. Por ejemplo, seguro que don Mariano no será consciente de que se ha cepillado la carrera profesional de Rappel. De todos modos, igual trescientos años más allá no sé pero si quiere saber su primo de usted que pasó trescientos años antes que pregunte a Marujita (pobre mía, la tengo breada). Yo le confieso señor Rajoy que tengo solicitada una corresponsalía en el árbol más recóndito del Matto Grosso en el caso de que usted salga en el balcón de la calle Génova con la gira de El Consorcio (ya saben, Espe, Josemari y Ana, Gallardón y Acebes) para celebrar su triunfo electoral. Si tal cosa ocurriese, el Señor no lo quiera, sepa que anda usted raspado 'a nivel de' ecología. No le veo yo en la Asamblea de la ONU levantando el dedo para decir al mundo mundial que su primo le ha dicho que lo del cambio climático se soluciona comprándose un pay pay en pleno diciembre o que el calentamiento del mar viene muy bien para cocer los percebes (estoy obsesionado). Usted verá, pero las risas que se van a soltar no van a necesitar ni traducción simultánea. Claro que después del vídeo para usted hacer el ridículo es el pan suyo de cada día. Y su primo debe andar por ahí por ahí.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

He notado que desde que supiste del enorme tamaño de no sé que parte del percebe, cae casi cada día en tus letritas.

Margarida dijo...

Lo intuía!!! Cuando lo escuché ayer en la radio...supe que iba a ser el tema de hoy...¡eres un crack, Germán!. Con la obsesión de Marujita, no puedo hacer nada...aunque ya sabes que La Española cuando besa, es que besa de verdad...pero con la obsesión de los percebes...pues sí!. Vente unos días p´acá que algo ha de haber pa ti. Besos.

Anónimo dijo...

El Mariano y el Aznarín deben haber sido compas de guardería, lo digo porque a la hora de decir gilipolleces son únicos, o sea que son de la misma escuela, vamos. ¡Vaya pera! que dirían en mi pueblo, joer.
César

Cambalache dijo...

Ja, ja, ja. Esa lectura freudiana de los percebes y mis continuas referencias empieza a ser preocupante. Y lo ir a comerme una percebada, mucho mejor que ir a picar zanjas sin duda

Paco dijo...

Hemos coincidido en el título del post (nos lo ha puesto a huevo el primo). Genial, como siempre, no me canso de decirlo. (Me refiero a ti, no al primo)