28 de septiembre de 2007

LA 'PEQUEÑA' NADIA

En Rusia ha nacido una niña con casi ocho kilos de peso. Con esa masa corporal incluso ya podría desfilar en la pasarela Cibeles ya que doy por hecho que fue romper a llorar y ponerse a andar hasta la máquina de sanguiches del hospital para papearse un par de ellos. Sin ánimo de ofender creo que el nombre que le han puesto no se corresponde en absoluto con este portento. La 'pequeña' (por decir algo) se llamará Nadia como quitando importancia a su naturaleza. Se rumorea que nada más darle el típico azote en el culete para oír gozosos su llanto se revolvió contra el pediatra y le endilgó un codazo que todavía anda buscando la funda del diente por debajo de la mesa del parto. Lo que está confirmado es que el pan que traía debajo del brazo se lo comió dentro del vientre materno. Los doctores andan asombrados mientras que la madre, que sólo tiene once vástagos más, dice que es lo normal en la familia. Digo yo que a la hora de la comida, en este entrañable hogar ruso pondrán la ensaladilla y los filetes propios del país en un contenedor. Un self service pero a lo bestia. Hasta ahora el récord mundial de gorderas infantiles lo tenía un bebé chino con siete kilos que tampoco está nada mal para una nación capaz de comer sopa de aleta de tiburón. Menos mal que el crío fue una excepción ya que los chinos suelen ser sonrientes y menudos. Sin duda, más de mil millones de gordos chinos provocarían de manera irremediable una invasión de países limítrofes por falta de espacio de incalculables pero nefastas consecuencias para el equilibrio de la política internacional. Yo no crean que anduve a la zaga. Casi cinco kilos en canal. Una versión leonesa de Alien. Del peso total casi las tres cuartas partes se adscribía a la cabeza de tal modo que si me caía al suelo la base de mi testa hacía la misma función que la de los tentetiesos. Qué trauma. No hay más que verme.

4 comentarios:

txilibrin dijo...

¡jajajaj! Ayer me lo comentó mi compi de trabajo, y es que encima nació también un bebé con 300 gr... Unos tanto y otros tan poco...

Yo nací con 4 kilos casi, y del revés y con el cordón umbilical enrollado, toda una joyita; así que cesárea, y mi madre me lo recordará toda la vida. Esa cicatriz taaan chula que tiene... Si es que por algo no quiero niños... :P

Emma dijo...

Jijijiji. Eres muy gracioso. Normalmente las personas cabezonas no son tan graciosas sino mas bien serias. Debe ser por lo de Leon. Un saludo.

Cambalache dijo...

Pues a mí también me ha hecho mucha gracia tu teoría científica sobre que los cabezones (no es para tanto, la verdad) no son o somos graciosos. Por lo de León seguro que no es. Soy madrileño nacionalizado desde hace muchos años. Saludos y gracias por tu visita.

Anónimo dijo...

Germán te gano, y me hace mucha ilusión ganarte en algo, hala. Pesé al nacer 5,400... gramo arriba gramo abajo. De pequeño me llamaban el "gordo"... después me quedé un poco sílfide... bueno, no tanto.
Chinca rabia.
César