15 de mayo de 2007

Chulapa a medias



Qué enorme decepción. Les pido mil excusas por haberles tenido durante horas privados de mi inconmensurable gracejo en espera de una fotografía que no responde ni de lejos a las expectativas que había levantado. Espe había anunciado que se vestiría de chulapa para ir a la pradera de San Isidro. La CNN había desplazado una unidad móvil desde Atlanta para emitir en directo el histórico momento de su aparición, la cadena francesa Arte había interrumpido un documental sobre la náusea sartriana y su relación con la ingesta de callos, Al Yazira había pedido las imágenes y había ofrecido a cambio las del cumpleaños de un primo segundo de Bin Laden, las rotativas de los diarios guardaban hueco en portada y el 'Superpop' tenía previsto incluir un póster a doble página en su próximo número.

Ya saben que Espe ha rejuvenecido más de veinte años en el cartel electoral y se muestra cual adolescente pizpireta (observen la piruleta en la mano derecha) hasta el punto que más que una candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid parece que opta al próximo casting de Operación Triunfo en la categoria de zarzuelas y chirigotas. Otro milagro más de Nuestra Señora del Photoshop. Sólo le falta llevar contra el pecho la carpeta forrada con una foto de Bertín Osborne, la de Ansar en las Azores y de la Thatcher en el día de su Comunión. Al final se ha medio rajado. Allí se ha presentado con un grupo de militantes, una versión castiza de las legendarias Ketchup, pero desprovista del floripondio en la cabeza y el pañuelo.

Ha flojeado usted, doña Espe. Admítalo. Por mucho que diga que ha cumplido uno de sus más grandes sueños no nos engaña. Ha jugado con nuestras ilusiones y espere que este fiasco no le cueste las elecciones. Que yo hasta le puedo perdonar que venda los hospitales como si fueran chopped en loncha fina pero que no haga usted el ridículo como Dios manda y como nos tiene acostumbrados, eso sí que no. Bueno, ha entonado usted unas estrofillas de un schotis, no ha estado mal, pero usted sin duda puede llegar más lejos. Anímese campeona.

"Desde niña soñaba con venir vestida de chulapa a la pradera de San Isidro", ha suspirado la marquesa. Qué grandes empeños se fijaba desde su más tierna infancia. Ya se la veía madera de líder. Lo cierto es que muy difícil no lo tenía. Si fuera yo, que sueño con beneficiarme a la Jolie todavía, pero usted, no me diga. Ha tardado unos añitos en verlo por fin cumplido, pero seguro que le ha merecido la pena. Ahí la tienen empapada del sudor que exhala el vulgo, rociada de la peste a gallinejas, expuesta a algún lamparón del vinagre de una berenjena, aguantando estoica la tufarada de algún travieso regueldillo procedente de algún isidro ¿Merece tanto sacrificio un voto? Es más, ¿merecemos tanto sacrificio nosotros?

3 comentarios:

Paco dijo...

Quienes no merecen más martirio son los madrileños, y o las encuestas fallan mucho, o tenemos espe para rato.

Amigo, veo que seguimos preocupados por los mismos asuntos. Esta tarde he hablado yo sobre la gran Esperanza (la que temgo yo de que pierda las elecciones)

r__ita dijo...

Jolín, esto parece la Peña de pijos del carnaval de mi pueblo. Sin embargo, Espe me sigue dejando boquiabierta y sigo defendiendo su total falta de sentido del ridículo, ¡ya era hora oiga!
Y es que el buen gusto está reñido con la creatividad… ya lo decía Picasso.

Saludos.

Anónimo dijo...

No vuelvo a mirar más una foto suya. He tenido pesadillas esta noche y en mi pesadilla salía con floripondio.
Lo de la piruleta me ha dejado traumatizado.
César