4 de septiembre de 2008

SAINETES FAES PRESENTA

Ahora sí que sabe uno qué es la decadencia. No, no me han regalado la antología completa de 'Cine de Barrio' ni me he vuelto a poner los pantalones de campana con los zuecos tachonados. Simplemente he leído el desmentido de Josemari enviado desde las oficinas de la Fundación Faes. Ese foro de ideas del centro derecha español que alumbrara teorías transgresoras sobre, por poner un ejemplo, la globalización y su afectación al tiempo de fritura de los buñuelos se ha quedado en un mero aparato para la extinción de chismes de patio de vecinos. Desde el mismo burofax que enviaba al universo las reseñas biográficas de su presidente Josemari acompañadas del número de móvil para bajarse por sms el politono del 'estamos trabajando en ello' hoy se propaga el desmentido sobre la supuesta paternidad de su ideólogo mayor. Digo yo que, llegado el caso, no sé que tendría que ver la Fundación Faes con las coyundas de su líder pero así son las cosas y así se las he contado. Es una pena que el pobre Pajares ande fuera de circulación porque, en caso contrario, ya sabíamos a quién entoligarle la criatura. Deben saber que hubo un tiempo no muy lejano en que el presunto cómico acaparaba cualquier vástago sin adscripción definida. Ahora parece que el turno le toca al mayordomo de las Azores. El sainete es tal que acaso lo más sonrojante haya sido el eco que ha tenido en quienes todavía se llaman a sí mismos 'prensa seria' aunque por dentro se están descojonando. No sé si Jose es el padre, desconocía quién era la señora y, lo que es más importante, me importa una higa. Claro que parte de la culpa también la tiene este latin lover de la escuela vallisoletana que sale a desmentir algo de lo que no se había enterado nadie que no hubiera cogido el susodicho periódico marroquí durante la ingesta de un pincho moruno. A Jose le puede ese afán de protagonismo de quien tenía a Urdaci a su chepa por si se le antojaba hacer unas declaraciones en exclusiva tras su primera defecación en el Palacio de la Moncloa. No sé si recuerdan que hace años le relacionaron con una actriz y más tarde, ya en su condición de deslumbrante conferenciante, con una joven norteamericana por quien estaba tan colado que se había dejado sus juveniles rizitos para impresionarla. Imagino que, de ser cierto y después de verle, le dejaría. Decían que si se expandían estas debilidades Jose parecería más humano. Tampoco hay que exagerar.

4 comentarios:

desde Lebrija para el mundo dijo...

Te he encontrado en "comentarios" sobre fraga en La SER y me parecen interesantes tus escritos.
saludos de Antonia

Cambalache dijo...

Muy amable. Gracias por tu visita y hasta cuando quieras

Gregorio Gordo dijo...

Soy consciente de te va a costar creertelo. Incluso puede que tengas una pequeña decepción. Yo tampoco he sido Germán.

paredes dijo...

¿No será esto otro parto más de las FAES?