22 de junio de 2008

UN CONGRESO PROVECHOSO

He de admitir sin tapujos que el Congreso del PP ha sido muy provechoso. Durante los días que ha durado me dio tiempo a hacer dos coladas, cortarme las uñas de los pies, que tiene su aquel, planchar unos bermudas y probar mi eficaz doblador de camisetas recién traído del teletienda. Una maravilla de invento. Mientras me dedicaba a estas tareas domésticas, la derecha española, o el centro como dicen ellos, procedía a una transformación que ha dejado al increíble Hulk a la altura de la oveja clónica Dolly. Donde antes había caspa por doquier ahora hay pachuli, donde antes se desintegraba España ahora se puede hablar  hasta de la independencia de Las Hurdes, donde antes no se podían casar los gays ahora acabamos todos de 'drag queen' , donde antes se negociaba con los aliados de los terroristas ahora no digamos de este agua no beberé o este cura no es mi padre aunque le moleste a Rouco.  Para mayor asombro, la buena nueva de este prodigio la trae el mismo que meses antes decía justo lo contrario. Y entre sacar la ropa de la lavadora y esperar a que se calentara la plancha me dio tiempo a pensar que o antes le faltaba criterio o ahora le falta credibilidad. Qué razón tenía su primo. El cambio climático, comparado con éste, es una zarandaja. No descarten que tras este histórico Congreso de Valencia pongan la foto de Mariano en las etiquetas de la horchata. Me refiero al mismo Mariano que decía a ZP que traicionaba a las víctimas de ETA, que rompía España, que entregaba Navarra, que acababa con la familia y que no llovía por su culpa. Al mismo Mariano que hoy es capaz de decir lo que haga falta con tal de no volver a Santa Pola a ejercer el digno oficio de registrador de la propiedad. Sólo así se entiende que asuma con tal fervor una máxima marxista... aunque sea de Groucho: "tengo estos principios y si no le gustan tengo otros". Si quería soltar lastre, mandar a Zaplana al exilio multimillonario de Telefónica, a Acebes a hacer la masa de las yemas de Santa Teresa en su querida tierra abulense o a Aznar a dar conferencias en monopatín del Matto Grosso al desierto del Gobi y viceversa ¿por qué no nos ahorró cuatro años de oposición vergonzante? No sólo no lo hizo sino que fue el solista en los conciertos de mayor aforo. Un solista que está más que amortizado y, si me apuran, más quemado que el palo de un churrero. Lo sabe él y quienes le rodean. Algunos, con toda la legitimidad, están cerca no para apoyarle sino para saber antes que nadie cuando se va a ir y ponerse así a la cola en la estación Moncloa. No es fácil olvidar las insidias aunque ahora quiera envolverlas en el papel de celofán de la reconversión centrista sobre todo cuando parece que se hace no tanto por convencimiento como por una presunta rentabilidad electoral. El 'a ver si cuela' de toda la vida. Es cierto que de Valencia sale otro PP. Con otra disposición en las formas. Claro que mejorar las formas de Acebes y Zaplana tampoco entra en la categoría de hazaña. Sin embargo, tampoco se debería descuidar el fondo. Por ejemplo, no conozco a nadie de derechas que esté en contra de privatizar los servicios públicos. Eso sí, a partir de ahora lo dirán con una sonrisa.

3 comentarios:

paredes dijo...

Inspirado y certero artículo.Ya sabemos por dónde se pasan estos la ideología.
Estos todos, la mayoría de los sociatas idem de idem.

Y que estos tipos tan contradictorios y veletas se pongan a dar consejos y lo que es peor, órdenes,da asco.

Andante dijo...

¡Me he metido en una jaula de grillos! Y cuánto me alegro.
Me encanta como escribes y es que, al final, lo dices de tal modo, que a mí también me haces sonreir.
Gracias Germán por escribir. Lo que no sabía era que también escribias libros. Pues nada, a ver si los encuentro, que esa es otra, es como buscar sustancias ilegales. Claro que algo de ilegales tendrán cuando los libros te hacen pensar.

Coincido contigo en que es cuestión de qué hay que hacer para lograr el poder. ¿Irse al centro? pues ¡hala! a hacer las maletas. Yo creo que la memoria deberíamos entrenarla, y no digo yo, que para ello haya que comprar una nintendo ds, pero hay que ejercitarla, para que no se atrofie. Y recordar, dónde nos llevaba esa derecha, qué decía, porque a mí sus principios no me valen, pero pero que no quieran engañarnos.

Un saludo.

Cambalache dijo...

Un saludo y gracias por tu interés