16 de noviembre de 2007

EL GUATEQUE DE MARIANO

A Josemari ya no le invitan ni a las fiestas de su partido. No quieren que su larga sombra de estadista de talla mundial eclipse el acto de afirmación Mariano que han preparado para este 'finde' y que promete ser 'supermegachupiguay' de la muerte. El acto mariano no tiene nada que ver con la aparición de la Vírgen o quizás sí. Muchos piensan en el PP que ese sería el mecanismo más eficaz para que Rajoy ganase las elecciones y por fin pudiera nombrar a su primo ministro de Ciencia y Tecnologías Avanzadas. Yo si fuera él, y hasta las carnes se me abren de pensarlo, no iba a este guateque. Menuda humillación. Me explico. No digo que no lo organicen con buena voluntad ni que no pretendan con la performance reforzar el liderazgo del candidato, pero, a poco que piensen, y acaso sea pedir demasiado a un partido en el que milita Pujalte, lo que hacen es vilipendiarlo. A saber: no llevamos a Jose al mitin, no traemos a Sarkozy, por Dios que no venga Rodrigo, que Gallardón se quede en casa deprimido por el trinque de los funcionarios, que Espe esté muerta de risa por el marrón que tiene el alcalde. A ver si así logramos entre todos que alguien se fije en Mariano. Si es necesario le teñimos la barba de añil, le calzamos unas plataformas y le hacemos entrar en el auditorio al son de los Village People. Ya saben aquello de en el Reino de los Ciegos. Pues eso. Es duro pero real. Cualquier eructo diálectico de Aznar tiene mayor resonancia que una tesis de Mariano bajo el título 'Del tanga al gayumbo de felpa, ayer y hoy del cambio climático'. Por eso no quieren que Jose aparezca ni en pintura. No quieren que los militantes se arremolien alrededor de su figura mientras cuenta si a Bush le gusta hecha o poco hecha la carne de las hamburguesas o que a Toñín Blair le privan las 'after eigth'. Y mientras, Mariano en el anfiteatro hablando para los de mantenimiento y eso porque no les queda más cojones de estar allí por si se funde una bombilla. Por no hablar del impacto que supondría llevar a 'Sarko' a que se tire el rollo, recién separado como está, con las miltantas peperas mientras les cuenta su misión en el Chad y cómo tuvo que rescatar en brazos a una azafata desmayada ante tal cúmulo de tensión. Ante semejantes hazañas ¿qué le queda a Mariano? ¿contarnos otra vez lo de su primo?

5 comentarios:

Margarida dijo...

Pues podía dar el campanazo de una vez, salir del armario y decirnos que es GAY!!! Hasta yo me apuntaba al guateque...Besos, fenómeno!

Paco dijo...

¿Dónde dices que ha sido lo de Mariano? No me he enterado. Jajaja

Sherezade dijo...

Le queda volver a perder las elecciones...parece que es lo que esperan todos para mandarlo de vuelta a casa.

Anónimo dijo...

¿Ocurre algo,amigo?... llevas dias sin escribir nada... ¿Está bien la salud?
Un abrazo, Germán
césar

Cambalache dijo...

Hola amigos. No, estoy bien. Gracias. Estoy muy liado por la trama de funcionarios del Ayuntamiento de Madrid (no porque haya trincado, simplemente por razones de trabajo). Un saludo