11 de octubre de 2007

HOLA, SOY COCO Y ESTA ES NUESTRA BANDERA

Aquellos que no tuvimos la oportunidad de hacer un máster en la Universidad de Conneticut sabemos bien todo lo que le debemos a Barrio Sesamo. Su labor didáctica fue inconmensurable aunque, francamente, no pensaba que tanto. Mariano, que ya gastaba pantalón largo y, por qué no decirlo, pelillos en los huevos en la etapa de Coco y los suyos, no ha podido evitar el influjo de este mítico programa de la tele. En un ejercicio valiente y estremecedor, un estadista en estado puro, nos ha impartido en pocos segundos una clase magistral sobre lo bonita que es nuestra bandera y el orgasmo cerebral que supone el orgullo de ser español. Debe ser que acabo de salir del sobre y las legañas me oprimen las neuronas (igual exagero con el uso del plural) pero mire usté que yo me he levantado como todos los días. A lo mejor es que tengo que poner en el despertador el himno de la Legión para que me sobresalte y así sentirme de la noche a la mañana un patriota de tomo y lomo. Yo, don Mariano, estoy muy orgulloso de cómo me salen los spaghetti a la carbonara. Por algo se empieza. Deme tiempo ya verá usted como el día que menos se lo espere salgo a la calle con un escapulario de Marujita Díaz al grito de Banderita tú eres roja, banderita tú eres gualda. Me tenía que haber oído cantarla en la mili. Casi con la misma emotividad que un niño de San Ildefonso. A mí me gusta esta tierra porque hace sol, tiene unas playas espléndidas, nuestro deporte nacional es la siesta y hacemos unos boquerones en vinagre cojonudos. Y, sobre todo, porque a pocos pasos, o a cientos de kilómetros, está la gente que quiero. Mi patria la puede encontrar en cualquier taberna de mi barrio. Su frontera sólo la delimita los brazos de la chica de mis sueños. El resto, cómo le diría.... ah sí, me la bufa. En el nombre de patrias que no sé lo que son se han llenado las cunetas de cadáveres. Patriotas, o no, que se quedaron sin ver crecer a sus hijos por mucho que les envolvieran en el sepelio con banderas y medallas. Conmigo no cuenten. Y, por favor, cuando nos grabe estas homilias, hable en su nombre no en el de todos. Si usted está orgulloso de ser español no seré yo quien le quite esa tremenda ilusión. No son las nacionalidades el patrón por que el que se orienta mi vida. Prefiero un abrazo a un pasaporte y, por supuesto, un buen polvo a un rapapolvo que diría el amigo Serrat. Fíjese don Mariano si estaré desatento al pulso de mi patria que no sabía que le habían ascendido a Rey. Ha sido ahora cuando he visto este mensaje televisado a la nación cuando me he percatado. Enhorabuena por la patochada. De todo corazón y, por supuesto, griten conmigo ¡Viva España! ¡Viva! (NOTA DE LA REDACCIÓN: Ayer algún duende informático colgó un cartel de cerrado. No sé quién habrá sido pero habrá que disculparle. Una mala noche la tiene cualquiera. Gracias sinceras a quienes me recordaron que una sonrisa vale más que mil patrias)

14 comentarios:

Anónimo dijo...

hola German, que pasó que ayer estaba cerrado tu blog y hoy vuelves??? vaya como nos engañas

txilibrin dijo...

Gracias por quedarte.
BESAZOS

Cambalache dijo...

Una mala noche de esas que crees que estás muy solo. No es así. Gracias a todos

Margarida dijo...

Joder Germán...que alivio!!! Entré de casualidad y que alegría me llevo!!. Vente a Galicia hombre!! Te invito a unos percebes, a un pulpito y unas nécoras con viño albariño...ya verás como quedas nuevo!!. Ya iba yo a darle el coñazo al Rodolfo para que resucitaras...un beso.

Cambalache dijo...

Muchas gracias de corazón. Que sepas que yo tengo un especial cariño por Galicia aunque sólo sea por su buen gusto literario: la editorial que publica mis novelas es de A Coruña. Por supuesto que cuando vaya te avisaré. Eso sí, los percebes capados y el albariño abundante (qué bueno está, coño)

Anónimo dijo...

ciudado con los percebes, que ya sabes lo que te comes ademas, muy buena.....
me alegra que vuelvas para seguir dantote caña y provocando que la mitad de las veces ni me publiques, pero no me importa.

Anónimo dijo...

A lo mejor tenía más éxito si llamara para una concentración en la plaza de Oriente el día... del orgullo gay, claro que eso sería insultar a los gays que son mucho más dignos que este tipo...
Ay Mariano, Mariano... ¿cómo puedes meter tanto la pata?
César

javi dijo...

hola, en mi blog http://elultimoencuentro.blogspot.com, el menos visitado de la red ( tengo datos que lo contrastan ) recomiendo unos gestos de españolidad para el día 12...
Se admiten aportaciones.
saludos

Angie dijo...

Solo decirte que somos muchos los que aunque no hagamos comentarios te leemos, nos reimos y disfrutamos con tus textos. Piensa que muchos olvidamos torturas internas con lo que escribes. Piensa en nosotros. Hoy, he sentido una gran alegría cuando te he encontrado de nuevo. Gracias por estar. Un beso

Cambalache dijo...

No imaginas lo que te lo agradezco. A mí también me sirve de distracción pero hay veces que uno flaquea y cree que nada merece la pena. Mensajes como el tuyo me llevan la contraria. Muchas gracias de corazón

Azul78 dijo...

Toc toc... se puede?

La curiosidad mató al gato, según dicen... pero a veces, cotillear un poco te hace descubrir grandes cosas...

No sabía que te habías ido, para ser sincera no sabía que existías, pero aun así, me alegro de la vuelta...

Un saludo

Cambalache dijo...

Muy agradecido por la visita. Espero que no sea la última. Saludos

Paco dijo...

Genial el post. Ojalá lo leyera Don Mariano y algún otro "patriota".

Lunazul dijo...

Y encima lo estaba leyendo -lo mismito que hace el rey, mira tú-. Va a ser que lo del patriotismo y su orgullo de buen españolito no le sale de dentro. Mejor que se lo escriba el negro de Ana Rosa... y lo leemos, que es más facil, ¿no, marianico?

Desde luego, cuánto mindundi suelto con ganas de jugar a los soldaditos con bandera rojigualda, y dispuestos a creerse más de lo que son. Sí, si lo entiendo... es que eso de quedarse a puertas de ser presi tiene que sentar fatal. Claro. Por eso grabamos mensajes por TV como si fuéramos el pavo, que vuelve por Navidad.

Por cierto, qué cosas tiene la vida. Yo también he regresado a tu blog, y de nuevo por purita "causalidad", jeje. Es que eso de ver rendijas con luz en el interior y no colarme, uf, me puede.

Un abrazo, Germán. Y solo, lo que se dice solo, como que no estás, eh? ;)