8 de septiembre de 2006

Ya estamos

No es que peque de ingenuo, a decir verdad ya no peco ni comiendo bocaditos de nata, pero uno se creía de una manera remota que en los países democráticos la ley no hacia distingos en razón de la billetera del interfecto, Vale, vale. Sí, sí, igual me he levantado cándido y tontorrón, que uno también tiene sus días aunque no sean menstruales. Si les consuela, ha sido liberarme de la legaña, bostezar con los decibelios propios de la bestia que llevo dentro, sentarme ante el internés y darme cuenta que guapo no seré, pero gilipollas un rato. A Paris Hilton, esta peculiar jovencita con nombre de eliminatoria de fútbol copera, la llevaron al cuartelillo. Fue en Los Angeles y a buen seguro que se trataba de una sala glamourosa con porras de Armani y esposas forradas en terciopelo por la que transitaban policías tipo Village People. Estos agentes del orden detectaron cierta conducción 'errática' en su flamante buga y procedieron a su detención. En cristiano, que si somos ustedes o yo, en vez de erráticos llevaríamos un pedo del siete y nos quitarían más puntos que a la Juventus por sus trucos en las quinielas ¿Se imaginan esta finura dialéctica trasladada al entorno patrio? Tras soplar por el aparatejo, el esforzado picoleto se aproxima hacia nuestra posición, normalmente silbando y apoyado en el vehículo para no parecer un tentetieso, y procede al diagnóstico. De resultas del análisis detallado de sus índices de alcohol, hemos de achacar su conducta errática e inestable a la ingesta desaforada de sustancias endógenas muy posiblemente relacionadas con los llamados cubatas que usted, señor conductor, a juzgar por su estado, se la llevado al coleto con enorme profusión y ligereza. O sea, que estoy pedo, pensaría cualquiera que, a pesar del ciego, estuviera en mínimas condiciones de pensar. Mas si tienes pasta a espuertas y tu padre se quita los dólares de encima como si fuesen un diluvio de caspa, pues eso, que en la casilla en la que debería figurar 'borracha como una cuba' incluyen 'errática cuál florecilla silvestre'. Y mira que esta jovenzuela ha luchado con denuedo por salir adelante por sus medios y gracias a su talento. Ese afán de superación nos ha costado ya una película y un disco que, en un ejercicio de imaginación y modestia, lleva su mismo nombre. Paris ¿Por qué insisten tanto los ricachos en trabajar? Porque no nos dejan al lumpen proletariado ¿Nos hacemos nosotros una piscina cubierta junto al salón? ¿nos ponemos grifería de oro en el tigre? No, no y no. Pues entonces ¿a que andan ustedes con ese intrusismo? No trabajen que luego, aunque no queramos, el disco o la peli la tenemos que sufrir nosotros además de los madrugones para fichar. Ustedes a lo suyo. A vivir como rajás mientras los demás curramos. Así ha sido desde que el mundo ha sido mundo y no nos ha ido mal. Sobre todo a ustedes.

1 comentario:

paredes dijo...

El otro día leí (en broma )que se iba a presentar para alcaldesa de la capi.Yo la propongo para papisa, mola más y es cantidad de original.

Mucha pela la niña, pero debería hacer un curso acelerado de sexo, en el video que recorre internet, se la ve más bien sosilla.