11 de septiembre de 2006

Una trompa portentosa

Aquellas o aquellos que se crean que hablar de trompa portentosa y de Nacho Vidal es sinónimo están equivocados. Voy a colaborar con unas pinceladas a transmitir la buena nueva. Los elefantes hablan. No, no, nada de Dumbo o de Babar, me refiero a los elefantes de verdad. El prodigio se ha alumbrado en Corea del Sur cuando científicos y técnicos de sonido han podido constatar que Kosik, un paquidermo de dieciséis años, es capaz de imitar de manera literal y exacta hasta cuatro palabras. Sí. No. Siéntate. Túmbate. Puede parecer poco bagaje pero baste recordar que Aznar hizo sus tareas de oposición con una menos. Váyase (1) señor (2) González (3) y ahora se forra con las conferencias y que cuatro vienen a ser el doble de las que utiliza el políglota Beckham en el idioma castellano después de años de estancia. Por el momento, el cuidador ha asegurado que el don de lenguas data de los últimos dos años ya que los catorce anteriores Kosik parecía tener bastante con pedir las cosas por señas. O sea que si en dos años ha aprendido ese vocabulario no descarten que dentro de otros dos comparta tertulia con Belén Estebán o la ex de Cascos. Alguien tiene que poner la sensatez en esos tiberios. Y si esperan un poquito hasta se presenta un telediario y de ahí a casarse con algún aristócrata va un solo paso. No soy tan optimista sobre las opciones de finalizar cum laude el curso del profesor Maurer 'El inglés con mil palabras' pues al ritmo de cuatro al año tendría que sufrir una metamorfosis de elefante a galápago o ser coetáneo de Marujita Diaz cuando los tiempos del Price. La noticia no especifica, aunque se intuye, en qué idioma chana el animal. Se supone que coreano; sin duda una dificultad añadida ya que, al ser minoritario, quizás tenga problemas en las oposiciones a traductor de la ONU. Los loros ya no están solos en su inconteniencia verbal aunque bien es verdad que su transporte sobre el hombro resulta más sencillo que subirse a Kosik a la chepa. Le estoy dando vueltas a este sudoku lingüistico y, así, en medio minuto, ya he logrado engarzar una frase llena de contenido biográfico. Túmbate. No. Ya saben a lo que me refiero.

2 comentarios:

paredes dijo...

Me veo al elefante de tertuliano de la cope, en la sección:"A ver quién echa la cagada más grande".

cambalache dijo...

Sería muy competitivo