16 de septiembre de 2006

Candidato nudista


Los creativos se han ganado el sueldo. Todos como borreguillos a entrar al trapo. Yo no voy a ser una excepción que luego te miran raro. Si querían que, de la noche a la mañana, se hablará de un partido político hasta ahora poco conocido lo han conseguido. Objetivo cumplido. Ahora bien ¿hubieran optado por exhibir al candidato en pelotas en vallas y farolas si en vez de un mozo que no llega a los treinta y de pasable ver hubiese contratado la campaña Pujol o Maragall? ¿exhibirían sus chichas revenidas por un puñado de votos? El cartel electoral de Ciutatdans-Partit de la Ciudadanía viene a ser una especie de cartel de Benetton versión butifarra y pantumaca. Con la fama de los catalanes habrá quien piense que posa de tal guisa por no gastarse el parné en un traje. Mas no. Se trata de una campaña atrevida, distinta, transgresora que, a mí, mismamente, se me antoja una soberana chorrada. Ya me huele mal tener que recurrir a estas innovaciones para vender una propuesta política. No he entendido nunca esta aplicación del márketing a los partidos políticos. Creo, seguramente a contra corriente y de manera equivocada, que no hay mejor publicidad que ofrecer propuestas sensatas, factibles y que se dicten desde el sentido común. Si un partido promete rebajar el precio del suelo y, por ende, el de la vivienda, garantizar la calidad de la educación o de la sanidad y lo cumple, estoy seguro que le votarán en masa, vaya su candidato en pelotas o con una sariana. La búsqueda de un impacto visual o auditivo suele descuidar a menudo el meollo de la cuestión. Habrá que preguntarse si la campaña va a seguir por esos derroteros y el candidato Rivera va a personarse ligero de equipaje, tal cual aparece en el cartel, en los debates habida cuenta que con la carpeta puede seguir tapándose el ´pitorrín o si, en la misma jornada electoral, va a posar delante de las cámaras como vino al mundo armado tan solo de su papeleta que, como no podía ser menos, también intentaría ocultar, si hay papel suficiente porque no se sabe nada de su dotación testicular, las partes pudendas del aspirante a president de la Generalitat. En el caso hipotético que accediera ¿sería la epidermis pura y dura el traje oficial? Son demasiadas preguntas que requieren una respuesta. Espero ansioso conocer más detalles.

2 comentarios:

paredes dijo...

A primera vista, pensé que el tipo me quería meter mano por eso de que le importo.
Estos me da que se han puesto el nombre de "ciudadanos...."para hacer la competencia a Narcisi Espada,perdón quería decir Arcadi, ¿en qué estaría yo pensando?

paredes dijo...

Metí la pezuña.Pero si es el partido del mismísimo Arcadio.Le hace falta un cursillo acelerado de originalidad.