25 de abril de 2006

Que duerman juntos

No sé si ha llegado a sus oídos el conflicto pero la cosa pinta fea. El amigo Georrgggggeee (bueno el amigo de Ansar y de pocos más) se ha encaprichado de la habitación de un hotel de lujo que, previamente, había reservado el séquito de los Rolling Stones para su líder Mick Jagger. Morritos se niega a ceder el camastro a Bush por muy presidente que sea y la tajante negativa está por ver que no sea la causa de una nueva invasión norteamericana, esta vez a un hotel de lujo en el que la suite en litigio esta a casi un milloncejo la noche. Cabe la posibilidad diplómatica de que ambos la compartan y duerman juntos pero habida cuenta del fervor que siente Jorge por los misiles, y a pesar de su edad ya poco proclive a los excesos, cualquiera que no sea su Laura se mete con él en el catre con el riesgo de que se le alborote el misil. Mick Jagger, que digamos que no siente excesiva devoción por el egregio estadista, ha venido a decir que le resulta altamente indiferente (a buen seguro habrá exclamado en perfecto inglés que se la suda) que el presidente quiera la suite. Que él la ha reservado antes y que si quiere que se busque la vida. No sé si Morritos no arriesga demasiado. El frente se ha abierto en Viena donde los Stones tienen previsto un concierto y el individuo tejano alguna monserga de las suyas. Yo no me fiaría. No es descartable que a la hora prevista para comenzar el espéctaculo algún helicóptero de esos sofisticados lamine a los músicos o les rapte y les mande a Guantánamo. Si este tipo fue capaz de armar una guerra por una mentira que no hará por haberle levantado la habitación. Ya no sé si habrá próximo concierto o se convertirá en una psicofonía. Que Dios reparta suerte.

1 comentario:

paredes dijo...

No le vendría nada mal al pressidentissimo yacer con el morritos.A lo mejor probando un misil de los buenos, cambiaba de rumbo.Haría más el amor en vez de la guerra y quedaría más "satisfecho".