4 de marzo de 2009

PAQUITO COMPRA MOTOS Y LAS VENDE MEJOR

En la era de internet Paquito Granados se gastó una pasta gansa del contribuyente en comprar motos para llevar cartas. Tanto predicar austeridad pero por el precio de una sola seguro que se hacía con cientos de palomas mensajeras. Además, qué poca confianza en Correos ¿No ha probado a comprar sellos o a mandar un email o en contratar a Miguel Strogoff? Ya sólo por antiguo debería dimitir. También mercó unas cuantas cámaras de fotos. Lo raro es que, anclado como está en el pasado, no las sustituyera por unos lienzos para que hicieran un retrato al óleo de los espiados. Paquito Granados, campechano y socarrón donde los haya, debe creer que nuestro intelecto es tan plano como su vergüenza. Es decir, que nos tiene por tan gilipollas que ni siquiera nos espía porque tiene claro que no vamos a cambiar. Las motos en cuestión alcanzaban casi los 240 kilómetros por hora o sea que las compró ya con vista por si alguna vez tenía que vigilar a Speedy González o a algún colega de gobierno que corriese la San Silvestre. Quién está libre de todo pecado en este feo asunto es Güemes. Ahora que es obligatorio el casco sería fatal para su pelo. Todavía sin él podía airear su melena Sunsilk mientras hacía caballitos por las terrazas de La Castellana. A los espiados se les siguió en moto y se les hicieron fotografías pero seguro que se las hizo un empleado de Telepizza a lomos de su ciclomotor después de la entrega de una cuatro quesos. Ya sabemos que las suyas eran para llegarse a Oriente con las cartas de los Reyes Magos de los niños madrileños o para llevar algún autógrafo de Espe al presidente de su Club de Fans. Qué entrañable. Con estos antecedentes, la comisión sobre el Comando Anacleto que hoy comienza promete por lo menos unas cuantas risas. No es descabellado que en el despacho de Paquito encuentren unas gabardinas, unas gafas negras, un sombrero borsalino y una funda de violín, pero seguro que es porque aún no ha devuelto el disfraz del baile de Carnaval del Círculo de Bellas Artes. Paquito no espía; simplemente es curiosón. Y un hacha para los negocios. Comprar motos las comprará, pero lo que mejor se le da sin duda es tratar de venderlas. Un fenómeno.

3 comentarios:

Alfon dijo...

Aunque pueda doler reconocerlo, creo que Paquito Granados no se equivoca cuando dices que considera que nuestro intelecto es plano. Los jefes de todo esto saben que el 50 % de la población tiene (tenemos) un coeficiente intelectual por debajo de la media. Si no, de qué iban, no ya a existir las religiones, sino la religión católica con sus Roucos y todo. Si no, de qué Espe iba a ser presidenta de Madrid a pesar de que lleve unos cuantos años cargándose asuntos como la sanidad y la educación. Aquí a nadie le importa nada. Es cierto, si no hubiera esclavos, no habría tiranos (mi coeficiente no da para recordar quién lo dijo y no me apetece buscarlo). Creo que hoy me levanté algo negativo.

Fernando dijo...

¿Qué van a pensar? Si cada vez les votan más.

paredes dijo...

Si un día se les ocurriera ser medianamente decentes (muy optimista yo), no les votaba ni dios.Ellos lo saben y no son tan tontos como la mayoría, y aunque prediquen otra cosa, saben que el cielo y el infierno están aquí.