13 de marzo de 2009

MALDITO JAGUAR

Sí que andaban mal las cosas entre Jesús y Ana. Mientras él surcaba las calles de Pozuelo a lomos de un flamante Jaguar, ella esperaba paciente en la parada del bus para llegarse hasta Madrid y hacer transbordo hasta Manoteras. A Ana Mato no le consta lo del pesebre automovilístico de su entonces señor esposo. Por ejemplo, cuando iban a cenar a casa de unos amigos ella llamaba antes a Telepizza. Después de guardar la cuatro quesos aprovechaba para pedirle al motero que le llevara a bordo de su ciclomotor. Si él salía fuera de Madrid con el coche ella optaba por La Sepulvedana. Ventanilla, eso sí. Jamás se zambulló en los asientos de cuero ni vio el buga en el garaje cuando iba a buscar la cortadora de césped del chalete. Igual es que Jesús era muy aficionado a los huevos Kinder sorpresa y esta fue tan mayúscula que en vez de encontrarse un pollito articulado estaba el ya legendario Jaguar. Acaso pueda parecer increíble pero recuerden que a estas horas Carlos Fabra todavía sigue en su puesto o sea que no les digo más. Jesusín si admite que lo tenía a su nombre y que pasaba la ITV pero no que lo logró por la filosa. Dice que se lo cambió a Paquito Correa por otro coche de menor valor y dinero. En concreto por uno del Scalextric y ciento cuarenta millones en billetes del Monopoly. Sí, Jesús, sí. Te creemos ¿Estás ya mejor? Desde que le ha cogido manía al coche y no asoma la cabeza por la ventanilla le falta el oxígeno. Yo, por supuesto, me creo a pies juntillas esta versión ¿En qué cabeza cabe eso de te cambio Jaguar por un contrato de obra? Por Dios. No me sean maledicentes. Esta gente de posibles funciona así. Mientras usted ahorra para comprarle en el Día del Padre unos dados de peluche para el retrovisor ellos se regalan descapotables. En tanto usted pasea al nene en los ponys del Parque de Atracciones ellos se comen unos Ferrero Rocher en el Cluba de Hípica ¿Es injusto? Puede ser. Más ello no debería empujarnos a pensar mal de estos servidores públicos con derecho a cocina. Y a Jaguar, por supuesto.

3 comentarios:

Paco dijo...

A mí lo que más me escandaliza de esto del Jaguar es que Ana Mato, que seguramente hasta fue con su partido a alguna de las manifestaciones en defensa de la familia, esté separada.

La que está liando Zapatero, que lleva por el camino del mal hasta a las nobles gentes del PP. Dónde vamos a ir a parar.

Juan dijo...

Pues yo me los creo. ¿Por qué nos iban a mentir gente tan digna, honrada, principal y de bien? Si ellos lo único que quieren es lo que de verdad le importa a la gente, claro está lo quieren para ellos. Seguro que todos "los curritos" soñamos con un Jaguar, pues bien, ellos son solidarios y como es lo que de verdad le importa a la gente se los regalan entre ellos. ¿Alguien podrá encontrar mejores personas? Evidentemente no, por eso los seguimos votando.

paredes dijo...

Alguien decía por la blogsfera que,todo era envidia cochina de la izquierda. Que tenía envidia de los grandes regalos de la derecha, al ellos no poder regalar más que alguna botella de vino o cosa de poco valor.

Pues a la tal Mato se la llena la boca de hablar de honradez (la suya) y de maldad (la de los otros)