6 de enero de 2009

UN CANDIDATO CON MUCHO OÍDO

Mariano se ha aplicado el cuento. Alguien le habrá contado el chiste o ya se lo sabía que es hombre muy preparado. Ya saben. Me refiero a 'aquel que diu: "Le veo a usted muy bien, ¿qué es lo que hace? No discutir. Hombre, por eso no será. Pues no será por eso, si usted lo dice". Le debe haber gustado sobremanera el espíritu pachorro que destila ese chascarrillo. Por eso ha nombrado a Mayor Oreja cabeza de cartel del PP a las elecciones europeas. Por si no lo recuerda, apuntar que estos comicios vienen a ser una especie de oficina del Inem de Loewe en la que colocamos a unos cuantos políticos con un sueldo galáctico para legislar sobre cosas que, o sólo les interesan a ellos, o que cuando interesan al resto sus decisiones no sirven para casi nada. Es decir no es vinculante ni el menú del comedor del Parlamento. Puedes optar por una lubina y el camarero te pone un solomillo chamuscado.

De todos modos es innegable que es una escuela de potenciales estadistas. Sin ir más lejos, que ya es un paseíto tener que ir hasta Estrasburgo, ahí se fraguó la figura inconmensurable de Rosa Díez. Mientras trincaba más de un kilo al mes de las pesetillas de antes a cuenta de ir en las listas del PSOE ejercía de mamporrera de su mismo partido. No consta que, debido a esa incómoda incongruencia que tanto la desazonaba, dejara de cobrar ni un solo mes. No me extraña que sea una de las políticas más valoradas por el pueblo. Es tan humilde y tiene tanta voación de servicio público que es de agradecer. Precisamente Mariano ha colocado a don Jaime además de para poderse comer con tranquilidad el turrón blando (los años no pasan en balde) para que el partido o lo que sea de doña Rosa no le quite votos.

Por mi ni se preocupe don Mariano. De todos modos es bueno que un candidato tan mesurado, apacible y centrista se presente en Europa en las filas de la derecha española. Que sepa el Viejo Continente que hemos evolucionado y no sólo porque Melody haya dejado de ser ya una niña como bien a la vista está. Mayor Oreja elogió en su día a Franco. No importa. Fraga fue ministro con él y ahora, si le dan unos añitos, es capaz de convertir al entrañable Paco Clavel en todo un conservador.

2 comentarios:

Juan dijo...

Pues mira por dónde creo que votaré al PB en las europeas. Sobre todo, para que el PB no pierda a ese líder carismático con el que no ha ganado nada hasta ahora.

paredes dijo...

Mi incultura llega hasta no saber qué es eso del PB.

De todas formas no votaré y espero dormir como un lirón.