3 de noviembre de 2008

ADIÓS MAJETE

Mira que molesta estar destrozado sin que la causa sea venir de una orgía. Pues yo lo estoy. George se va. Deja de ser presidente de los EEUU. No tengo palabras. No crean que no anima que un tipo como él llegara a ese cargo. Quién me dice que si él alcanzó la cima del poder yo no podré una noche invitar a la Scarlett Johansson a cenar a un chino. A uno le gustaría estar más alegre de lo que está. Al fin y al cabo bien se le podría aplicar aquello de tanta paz lleve como descanso deja. Sin embargo no nos debería reconfortar en exceso, si somos tan demócratas como presumimos, que un individuo que masacró a un pueblo con la excusa de una mentira se vaya tan tranquilo a escardar cebollinos a su rancho de Texas. Es más, nos debería repugnar aunque bien es cierto que el asco no es un derecho fundamental contemplado en la Constitución. A mí me es igual. Es la única sensación que reconozco cuando estos hipócritas, democráticamente elegidos, eso sí, se erigen en salvadores del mundo libre. En los primos de Zumosol de los derechos humanos. Un individuo capaz de consentir, cuando no alentar, la tortura y la aberración de esa vergüenza llamada Guantánamo merecería el mayor de los desprecios. En ningún caso rogarle que nos deje entar en el Club VIP de una cumbre financiera. Nos fuimos de Irak y, sin que sirva de precedente, me sentí tan orgulloso de ser español que a punto estuve de opositar para ser el presidente del club de fans de Manolo el del Bombo. Tan orgulloso como ahora me sentiría avergonzado si alguien de este gobierno que no se levantó de la silla al paso de una bandera ahora agachara la cerviz en la despedida del amigo de Josemari. Adiós majete. Suerte Obama.

3 comentarios:

María Soledad dijo...

sos un genio jajaa :)

cambalache dijo...

Sólo me aproximaría a tal condición si hubiese sido capaz, a esa edad maravillosa que 'vos tenés', de escribir unos poemas la mitad de maravillosos que los suyos. Y no es el caso. Un gusto Solita

paredes dijo...

Según las "malas lenguas" este elemento no ha ganado ninguna elección democráticamente, sino de pucherazo.