18 de septiembre de 2008

PUTERO REVILLA, UN SABOR QUE MARAVILLA*

En una declaración institucional sin precedentes el presidente de Cantabria ha participado a la ciudadanía que la primera vez que mojó fue a los dieciocho años y previo pago. Dado su porte esta segunda parte se intuía. El señor Revilla es, digamos, el colmo de la campechanía. Para que se hagan una idea el Rey a su lado es más estirado que el Príncipe de Gales. Y cuando hablo de estirado no me refiero sólo a sus orejas. El presidente Revilla va al fútbol al gallinero envuelto en su bufanda, comparte bota y sobaos con la plebe, se tira pedos en vez de exhalar involuntarias flatulencias, se chiva de lo que le cuenta Juancar en la Zarzuela, un cotilla de toda la vida, y, por lo menos, una vez en su vida se fue de putas. Sin duda todo un extraterrestre. No entiendo por qué el PP le critica ¿No quería Mariano españoles con dos cojones para defender a la patria del peligro independentista? Pues toma español. A mí, qué quieren que les diga, me hartan los remilgados y atildados políticos que nunca se han embriagado, nunca han fumado un porro, pagan sus multas, han llevado una vez al año a los nenes al zoo y llevan a su señora esposa del brazo mientras compran en el Carrefour. Debe ser que me hartan los mentirosos en general. El PP cántabro aduce que esa confesión de Revilla viene a ser una apología de la prostitución. Como todo el mundo sabe, informes científicos secretos reflejan que ningún militante o responsable del PP frecuentó jamás un prostíbulo salvo para llegar con el hisopo a redimir a las meretrices. Por supuesto nada les digo de su ejemplar vida familiar. Ninguno ha sido infiel y a lo sumo se toman una copita de cava en Fin de Año y ya están piripis. No es que Revilla me parezca un ejemplo de político pero sí que tengo claro que la hipocresía me parece un ejemplo mayúsculo de la mezquindad humana. En una ocasión a alguien se le ocurrió pasar el dedo por las cisternas de los retretes del Parlamento alemán. Encontraron más coca que en un cumpleaños en Medellín. Por supuesto en ese solemne foro se apilan voluminosos informes sobre lo mala que es la droga. Menos mal que en España es diferente aunque sólo sea porque, de momento, a nadie se le ha ocurrido todavía pasar el dedo. (*Para aquellos que, por su insultante juventud, no sepan a qué responde el titular decirles que es una versión libre de un anuncio remoto de Chorizo Revilla)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

no tenia conocimiento del blog. me ha gustado este comentario, me parece deshinibido y muy libre. a seguir

Miguel Ángel dijo...

Ésos que tanto se escandalizan ante comentarios de esta manera, probablemente, son los que más tienen que ocultar, pero claro, cómo decir semejante afirmación, mejor dejarlo en el fondo de un cajón.

Esta mañana, en la tertulia de Concha Gacía Campoy, Arturo González, habitual colaborador, ha confesado que él también comenzó a hacer sus pinitos en el mundo del gozo y el placer de una forma similar a la de Revilla.

En fin, puede que la naturalidad de este hombre no gusta, a mí, personalmente, me parece un político entrañable.

Un saludo!

Cambalache dijo...

Muchas gracias amigos/as. Un saludo

paredes dijo...

Creo que este es el que dijo que se había quedado con hambre en la boda del principito y la desconocida, y se metió un bocata de no te menees a la salida del ¿ágape?

Pues pelos en la lengua no tiene el hombre.