19 de junio de 2008

ESPE EN LA INDIGENCIA

Si ven que Espe se abalanza en un semáforo sobre su parabrisas armada por un Cristasol de imitación y una bayeta renegrida no crea que es una visión alucinógena derivada de los efectos secundarios del Almax. Es ella. Espe, en un gesto que la honra por el esfuerzo que supone para su precaria economía, ha anunciado que se congela el sueldo este año y el que viene. Que tenga cuidado que así empezó Walt Disney y todos sabemos cómo acabó. Ya saben que en su día aseguró, digo Espe no Walt que era más de derechas que Espe, se lo juro por Pluto, que con los más de ocho mil euros que se llevaba a la buchaca a veces no llegaba a fin de mes. En febrero, si no era bisiesto, al parecer se apañaba con los restos de las Findus. No saben lo caro que es tener un jardinero en exclusiva para que te cuide las petunias del jardín. Aún así, a pesar de este ahogo financiero, está dispuesta a renunciar a unas décimas del IPC. No olviden que a su jornal por ser presidenta se suma el ahorro de no haber pagado una comida desde que les compró a los nenes unos sanguiches para una excursión escolar a la Boca del Asno o de ser ajena a la subida de la gasolina ya que el coche oficial corre de nuestra cuenta aunque ella, para ser justos, debería trasladarse en calesa. No lo digo para quitar méritos a su hazaña. Que conste. Digo yo que si quiere ahondar en ese sacrificio intente vivir un mes con la pensión de mi señora madre. No sabe lo que azuza el intelecto recordar si los huevos están más baratos en el Carrefour o en el Dia. No me digan que no irrita los atributos que alguien que gana una pasta nos venda que se congela el sueldo para dar ejemplo. A ver si ahora se pone de moda y nos encontramos un día a Botín picando el bonobús. Por mí, doña Espe no lo haga. En vez de tanta pantomima procure, usted que puede, que la vivienda sea de verdad un derecho y no un lujo parecido a comprarte una garrafa de Chanel 5, intente con sus leyes que los contratos no sean una mierda sino el compromiso escrito de un empleo digno, trate de que haya plazas en las guarderías o que los ancianos estén atendidos como deben estarlo. Demagogia, la justa. Por cierto, que le vaya bien en el Congreso de Valencia. A ver si por lo menos, ya que Rajoy no la nombra nada, la hace Rita fallera mayor. Estaría usted de traca. Nunca mejor dicho.

4 comentarios:

paredes dijo...

No llames demagoga a la pobre doña, ella lo hace porque es así de pía, y convencida está que la darán una percela más grandecita en el cielo.

Cambalache dijo...

Pues ya verás cómo la recalifica en un santiamén (nunca mejor dicho)

Margarida dijo...

olá amigos,

Estou no Sul de Portugal, con Internet de graça em casa de uns colegas...Desculpem a lingua mas eu tenho uma das muitas qualidades do ex-presidente Ansar que quando chego a um pais começo a falar o proprio no momento. Estamos trabalhando em elo...Beijos!!!

paredes dijo...

Buenas playas por el sur de Portugal había hace unos años.No de las masificadas,sino otras más alejadas y preciosas.Naturalismo guapo.