29 de marzo de 2008

TARDOMOVIDA MONEGASCA



Alberto de Mónaco no para. No contento con fabricar colchones todavía le queda tiempo para estar a la última. Como será de moderno el príncipe que este año se lleva al Baile de la Rosa a una delegación de la Movida Madrileña. Qué transgresor. Por ponerle un pero igual les hubiera sacado más partido si los hubiera invitado en el baile de su Primera Comunión pero nunca es tarde aunque algunos de los temas musicales que se pinchen esa noche sean ya psicofonías. Me asombra el proceso que habrá sufrido el presunto cerebro de Alberto para acordarse a estas alturas de milenio de los vestigios de aquellos años divertidos en los que si vendías bien en los periódicos una defecación podías ser tratado como artista de culto. No hay más que ver al Príncipe Alberto para saber que él siempre estuvo muy marcado por los pelos teñidos de amarillo y las plataformas de lentejuelas. Ahora que lo pienso yo creo que hasta alguna noche le ví en el Rock Ola. Albertito ha invitado entre otros a Pedro Almodovar, a Alaska, a la gran Bibiana, una señora estupenda, doy fe, a Rossy de Palma, a quien uno conoció de camarera en una terraza del barrio de Malasaña, y al entrañable Paco Clavel, un ser cálido y entrañable que cuando un servidor era estudiante tuvo la generosidad de concederle su primera entrevista en el Café Comercial. Almodovar, que se tiene que descojonar de la idea del principito, ya ha adelantado que no esperen de él un numerito con Estefanía disfrazada de McNamara. Con el fin de dotarle de un aire popular a esta verbena de aristócratas y parásitos, disculpen la redundancia, el cubierto se ha puesto a setecientos cincuenta euros sin incluir las drogas. Espero que si de verdad quieren homenajear a la Movida lo hagan como merece. Quien sabe si después de ingerir un tripi el tal Alberto se nos vuelve medio listo. Eso sí, qué guapa era su señora madre de usted. Por cierto alteza, si quiere usted afianzar su trono de modernidad en Europa, ya que nuestras infantas sólo llegan al 'Amigos para siempre', en el próximo baile de Nochevieja en Palacio invite usted a Micky y a Karina. Eso sí que es una movida.

4 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Sí, un tripy le vendría muy bien a Albertito. A ver si se le remueve su cerebro (se le despierta) y se le agitan la vísceras, la sangre para que parezca un ser humano y no un robot. Besotes, M.

brujaroja dijo...

¿Te acuerdas de aquella canción del Alpuente? Creo que era Carolina querida, pero no estoy segura del título... Cuando decía "Iremos con la basca/a la corte monegasca", ni nos imaginábamos...
Un saludo

Cambalache dijo...

Claro que me acuerdo. "Soy demasiado cheli para hijo de la Kelly"

paredes dijo...

Demasiado rokero para el facha de Raniero.
Ven Carolina, que eres cosa fina.