16 de octubre de 2007

MAYOR OREJA, PEQUEÑO CEREBRO

Don Jaime Mayor Oreja podrá presumir de apéndices auditivos pero muy poco de cerebro. Este individuo dice que no le sale de los mismísimos condenar el franquismo porque mucha gente lo vivió con placidez. Es decir que, casi casi, los calabozos de la DGS eran un balneario en el que en vez de torturarte te daban baños de barro y te podaban los callos. De todos modos tampoco es de extrañar que no lo repruebe. Tan solo se le puede pedir que no decaiga su ánimo por caer en los brazos de la añoranza. Ay, don Carlos ¿qué fue de los tercios de Flandes? ¿se acuerda de cuando en el Imperio no se ponía el sol? ¿de cuando a los vascos les metían en el trullo por hablar en un idioma raro? No me extraña que lo eche de menos con la planta que todavía conserva usted para llevar el uniforme de gala de jefe de centurias de la Falange. Dice don Carlos que el franquismo forma parte de la Historia. Por supuesto. La historia escrita a sangre y fuego sobre los cadáveres de miles de españoles y las lágrimas de sus huérfanos. Capítulos dictados desde el dolor y la humillación. Párrafos redactados desde el odio y la intolerancia. Palabras surgidas desde el rencor. Silabas enmudecidas por el miedo. Si esta es su historia, yo prefiero saltarme esta lección. Ya la aprendí hace mucho. Usted ni siquiera creo que ya esté a tiempo.

6 comentarios:

Margarida dijo...

Hay que joderse...cuando la historia les es favorable es HISTORIA. No vengo a hacer aquí apología del nacionalismo, pero también tenemos historia, algunas veces ligada a España, pero también propia como propia tenemos una lengua, una música o una gastronomía que nos define y esto NO fue respetado por el franquismo, como tampoco lo fue todo aquel que no comulgara, nunca mejor dicho, con su ideal de ESPAÑA. En fin, lo triste es que este hombre era Ministro y nos representaba de un modo u otro. Besos Germán.

Paseando por tu nube dijo...

Miles de españoles a los que sacaron a pasear placidamente para pasarlos por su dulces armas.
Durante esa tierna época, todos podiamos expresar con cariño lo que pensabamos y nos recompensaban con las palizas mas cariñosas que podamos recordar. Y mas y mas... placidez.
Como eres German, no quieres ver esa historia rosa de la España franquista como la ve Don Carlos Mayor Oreja "alias el dulce", yo es que prefiero no seguir comentando porque me sube el azucar y mi diabetes se resiente
Un beso German

txilibrin dijo...

Pues lo peor, es que conozco a gente, bastante además, y de Madrid, no por nada :P que opina igual igual que nuestro amigo, lo que pasa que no son políticos.
Tanto si estás de acuerdo como sino, creo que todo lo que pasó es condenable, independientemente del bando...

Ah! Y también conozco a los que dicen que no compran en el Eroski porque le dan dinero a ETA... Con lo inteligente que parece la gente a veces, y otras, nada, encefalograma plano.

Anónimo dijo...

Fe de erratas: Es Jaime, no Carlos, Mayor Oreja.

Cambalache dijo...

Gracias por el aviso. Carlos es su hermano que me resulta más cercano porque fue consejero de la Comunidad. Saludos

Azul78 dijo...

Lo de que vivian placidamente me llegó al alma... placidamente... es que me resulta increible...

Creo que la placidez de la que habla no llegó a vallekas en aquellos años, eh?... que nosotros teníamos un vecino, que descubrimos que llevaba toda la vida viviendo escondido en su casa, allá por el 77... que digo yo que igual ese hombre, no vivio placidamente esos años de enclaustramiento, no??...

Indignante que se puedan hacer estas declaraciones, y quedarse tan campante...

En fin... que son de centro, eso dicen, no?... casi tanto como yo del opus... ahí es na...

Un saludo