24 de septiembre de 2007

POEMA PLAGIADO

Yo, que en la literatura soy perro y envidioso, hubiera querido ser poeta o letrista de boleros. Ya lo dijo mi venerado Lobo Antunes: "Hago novelas porque no sé hacer poesía". Eso sí, yo he encontrado una solución rápida y eficaz: se los plagio a mi amigo Rodolfo Serrano. Que me denuncie si quiere. Merecería la pena.

Ahora eres feliz. O eso me cuentas.
Yo no sé si el amor tiene retornos,
o el corazón latidos que no fueron.
Sé que la esperanza es el espejo
en el que uno se afeita la nostalgia
después de haber soñado cualquier noche.
Sé que existen palabras como látigos.
Y caricias con sal en las heridas.
Y que a veces se llora tras un beso.
Sé que un nombre puede ser el paraíso.
Y que hay cuerpos que saben del cansancio.
Y que hay copas malditas que emborrachan.
Y sé que la verdad tiene mil rostros.
Que me dijiste un día: “Soy feliz”
treinta minutos antes de dejarme.


6 comentarios:

txilibrin dijo...

Yo no voy a decirle nada :P
Nunca está de más leer estos magníficos poemas.

Margarida dijo...

Pues sí que eres perro...sí!!

Unknown dijo...

Voy a empezar a plagiarte. Y ya veremos, maldito

Anónimo dijo...

es que tanta cañita por la cava da para mucho. Por ciergo German, nunca te he visto con una chica, te reservas para la plasta de la txilibrin??

Virginia dijo...

Qué bonito Rodolfo¡ Qué duro también¡ Qué cercana me siento...
Germán, si Rodol empieza a plagiarte, podré plagiaros a ambos, es decir, la sensibilidad y la poesía de uno con la locuacidad y el humor del otro?
Un beso a ambos

cambalache dijo...

Por mí no hay problema y ahora que me he hecho manager de Serrano padre por él tampoco. Me lo acabo de encontrar en mi calle y lejos de querellarse por plagio nos hemos fundido en un abrazo. Así somos