3 de junio de 2007

Qué ilu, un himno con letra

Ya son ganas de fastidiar. Con lo bien que me había aprendido el himno español y ahora le quieren poner letra. Espero que lo podamos memorizar dentro de la jornada laboral porque yo, horas extras de patriota a costa de mi tiempo de ocio, ni una. Si quieren que me subvecionen un karaoke. Si el Plan Ibarretxe no consiguió desmembrar la patria ni el Estatut tampoco (¿se acuerda don Mariano? Qué tiempos) ya verán como la jodemos por la rima del estribillo. No descarten que se exija una Comisión de investigación si no cae en gracia o que el reparto de las estrofas se asigne en función de la representación en el Parlamento. Imaginen el batiburrillo. Cambiar de tono de sardana a jota en función de si le toca a Duran i Lleida o a Labordeta.

El Comité Olímpico se lo quiere encargar a la Sociedad de Autores. Yo que ellos me lo pensaba. Conociéndoles a los pájaros son capaces de salir en medio de la ceremonia de entregas de medallas a cobrar el canon al campeón español por entonar las coplillas mientras se enjuga las lágrimas de la emoción. Miren que Teddy para eso de pasar por caja no se anda con miramientos. Mi Teddy, esa insaciable piraña. Como saben fue cantante de Los Canarios pero con el tiempo evolucionó a buitre.

Yo pensaría en Leonardo Dantés que seguro que ni cobra. Le sacas por la tele con el bisoñé medio colocado y le prometes que el himno irá como cara b del legendario Baile del Pañuelo y le haces feliz. La música bien puede cederla Manolo el del Bombo que, con la lata que ha dado, ya tiene bien cogidas las armonías. En un país plagado de artistas e intelectuales (recuerden que más de tres mil firmaron el manifiesto contra la crispación; cada vez que me acuerdo me descojono) es fácil encontrar letristas. Que se lo digan a los que están pagando sus hipotecas a los bancos.

Y sin necesidad de ello en el mismo Congreso. Desde la llegada de Bermejo al ministerio de Justicia las broncas se hacen en endecasílabos. A la mínima el hombre clama un poemilla recurrente que, por lo menos, sacude del tedio las sesiones plenarias. Como se habrá puesto la cosa que hasta juran haber visto a Martínez Pujalte con un libro en la mano para rebuznar con el aroma de los clásicos.

En días como hoy, por si no lo sabe el de las Fuerzas Armadas, es cuando se echa de menos tener una letrilla que echarnos a las cuerdas vocales. Así podríamos ponernos la mano en el corazón al paso de los legionarios (ya sea por efusividad nacional o por comprobar que la cartera sigue en su sitio) mientras miramos al cielo por si amenaza lluvia y no hemos recogido la colada. Nosotros, los patriotas, somos así de sentidos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Puedes estar seguro que como se pongan a poner letra a la cosa esa, tendremos tema hasta aburrir.Me da que el pp se liará a rebuznar por alguna coma.Tremendos son ellos con las comas.

Muy bueno lo del canario buitre.

paredes

Manuel Carlos dijo...

Hmmmm... La SGAE... Gente de orden sin duda. Harán un buen himno.

Ciertamente enorme lo del canario.