29 de marzo de 2007

Confesiones de un cobarde

Si el valor se me supuso en la mili allá ellos. A mí ni me preguntaron o sea que si ahora desembucho se siente. Yo soy de natural cobardón y, antes de que la cosa se ponga más fea, si tengo que cantar canto hasta por peteneras. Me estremece sólo imaginar a Mariano frente a mí con la corbata desanudada, la camisa remangada, un reguerillo de sudor por la sien y el puro medio apagado mordisqueado entre sus dientes de estadista. Digo imaginar porque ya es difícil poder verle con dos flexos tamaño paellera frente a mí mientras intenta sonsacarme mis vergüenzas. Háganse una idea ¿No es cierto que ayer mismo le vieron en el quiosco de prensa? ¿No es más cierto que compró usted el Pronto para disimular y, acto seguido, su quiosquero le pasó un apestoso periódico metido en una tartera? Síiii, síiiii, déjenme. Lo confieso. Otra vez Fran Perea, no, no, por favor (todo esto a gritos, claro está). Sí, sí, era El País, pero dejen de torturarme. Fue culpa del quiosquero. Es del Atleti y me la tenía jurada. Al final me ha buscado la ruina con su chivatazo. Yo quería La Razón para completar la vajilla serigrafiada con el perfil de Anson, ese hombre, pero me engañó el muy cabrón. Me dijo que se habían fusionado y mira que a mí me extrañaba. Lo juro por Jose. Claro, claro, le engañó, como nosotros con el 11-M ¿es eso lo que quería decir? Nooo, nooo, por Dios, ni se me ocurriría dudar de su palabra, qué cosas tiene don Mariano ¿No es cierto que, mientras leía ese panfleto metido en una cabina de un sex shop, escuchaba algo a través de unos auriculares? ¿Qué estaba oyendo, maldito felón? Ya, ya, conque versiones en hip hop de María Ostiz. Encima gracioso. Acebes, saca el dvd de la boda de Agag y Ana y tú Edu, deja de mirarte en el espejo y saca las conferencias del jefe. Se va a enterar este tipo. Era la SER, maldito embustero (ésto acompañado de un zarandeo por la parte de la pechera), sabemos que eres un colaboracionista. Puede parecer ficción pero no se crean. Desde Génova han redactado un panfleto para atacar a las huestes de Polanco quien, como saben, fue culpable directo de la muerte de Manolete. No seré yo quien salga en defensa de un empresario, ni es mi estilo ni es el colectivo que más me pone. Además, para qué engañarnos, tampoco creo que necesite de este humilde rincón para ello, pero sí lo haré por muchos compañeros y amigos que ni se merecen este desprecio ni se merecen a estos políticos. Es decir, como el común de los mortales.

5 comentarios:

Likuid dijo...

Germán, enhorabuena.

Menos mal que mis clientes son más inteligentes que ellos, y no están boicoteando mi trabajo...
Mal que les pese, detrás del grupo PRISA hay familias, bastante por cierto, con bocas que llenar, sí, su dios nos da hijos hasta a los ateos, ¡anatema!

¿Cuando aprenderán a valorar la repercusión de sus actos?

Anónimo dijo...

No les pidas tanto. Se les va el tiempo en rebuznar y, claro está, no se puede estar en todo

Anónimo dijo...

En verdad no es ficción.Ya han caneado a más de uno por llevar esa bomba informativa debajo del brazo.Tampoco comulgo con la línea editorial de dicho grupo, pero hay trabajadores y articulistas honestos.

paredes

RUGBYCOMIC dijo...

Federico, ese gran demócrata, contra Vocento y el ABC; el PP, partido centrista y liberal, contra Prisa y EL PAIS. Ubi gentium sumus ?

Anónimo dijo...

¡German, genial! He pasado tu post a los compas de la oficina. Ilustras perfectamente el mundo al revés al que se nos quiere someter. Un besote.